Preguntas Frecuentes


1- ¿Es posible ver el Aura?

 La posibilidad de ver el Aura ha fascinado a todos los hombres desde hace miles de años, y aunque parezca increíble, la percepción de tales conformaciones, es una forma de conocimiento perceptual humano que potencialmente existe en todas las personas y puede ser estimulada mediante técnicas específicas muy sencillas.

En ese sentido, la Tensergética desarrolla potencialidades humanas no habituales permitiendo alcanzar esta habilidad.

El Método Tensérgico reconoce la existencia del Aura y otras conformaciones sutiles que, trascendiendo a la realidad física, interpenetran y rodean a todas las cosas existentes. Cuando hablamos del aura y de esos ámbitos sutiles perceptibles, nos estamos refiriendo al otro lado de las cosas, al medio en que se producen y manifiestan ciertos fenómenos que no se someten a una interpretación física convencional y hace referencia a un nivel más profundo de la realidad o a una dimensión paralela y menos accesible.

2- ¿Están todas las personas capacitadas para ver?

Todas las personas están perfectamente habilitadas para llegar a despertar la visión aural. Esto se debe a que todos estamos “Viendo” en cada momento, y de un modo subconsciente, sin que nos enteremos de ello. Una parte nuestra siempre ve, ¡Esa es la clave del éxito! El curso de Visión Aural, como parte de la enseñanza de la Tensergética, está diseñado para que la persona aprenda a conectarse con la parte de si mismo, innata y perceptora, que ya ve desde siempre

3- ¿Son todos capaces de conseguir la apertura de visión en un solo curso?

Existen diferentes niveles de visión aural. Para alcanzarlos, se requiere del alumno la actitud necesaria y la implicación en una experiencia en la que resulta imprescindible cierta dosis de silencio y paz interior. Asumir la necesidad de cierto grado de implicación y silencio es fundamental, porque la técnica misma es en extremo sencilla.

En dependencia de ese grado de sosiego y tranquilidad alcanzado, cada alumno desarrollará niveles diferentes de visión aural. Por lo general, el 83% de los alumnos alcanzan niveles muy aceptables de visión durante un primer curso e incluso altos, un 13% presentan dificultades en cumplir los requerimientos o en seguir las orientaciones y un 2% no tienen éxito.

4- ¿Hay alguna diferencia de capacidad entre hombres y mujeres, o en las diferentes edades?

Si, y resulta significativo, por lo general las mujeres tienen grandes facilidades para desarrollar visión y para sostenerla a niveles muy altos. Pero esta verdad es relativa, porque entre los más aventajados y fuertes también hay hombres. La edad es un factor que igualmente parece influir, pero no de un modo absoluto. Las personas maduras, incluso las que peinan canas, tienen “camino hecho” ya han superado muchos conflictos personales y fluyen mejor. Tienen una conciencia más clara de sí mismos y no necesitan aferrarse a ciertas cosas ni asumir poses, se conocen y por lo general no están atrapados en la importancia personal. Por supuesto que esta actitud les da un margen de ventaja respecto a los más jóvenes. Sin embargo, en los diferentes grupos de edades encontrarás excelentes niveles de visión.

5- ¿La visión aural y lo que se conoce como “Sexto sentido” están relacionados?

El acto de ver es una capacidad natural inherente al hombre, no la ejecuta en tanto ha quedado relegada por motivos culturales, y porque sus sentidos ordinarios le son suficientes para actuar en los entornos de la realidad conocida con plena conciencia y “libertad”. Pero despertar el ver es tan natural como el mirar para el recién nacido que, por vez primera, abre los ojos. Un bebé, debe aprender a interpretar sensorial y visualmente una realidad que existe por si misma y debe prepararse para interactuar con ella, los ojos son un instrumento de extrema importancia para integrarse a su mundo. Del mismo modo, cuando abrimos visión, somos como recién nacidos que, utilizando otro modo de mirar, desplazamos la atención a entornos paralelos de la realidad y descubrimos por vez primera un mundo alternativo y real, precisamente porque nos referimos al uso alterativo y especializado del sentido de la vista.

En cambio, en las experiencias extrasensoriales, los sentidos ordinarios no participan directamente y se asocian a otras cualidades igualmente humanas, pero cualitativamente diferentes, como la clarividencia, la telepatía, etc. La relación entre el ver y esa modalidad de conocimiento o percepción, que no utiliza los sentidos ordinarios, radica en que, el acto de ver, potencia todas aquellas modalidades perceptuales que  comúnmente se relacionan con el “sexto sentido”.

6- ¿Cómo llamarías a ese potencial latente que permite ver al hombre?

Todos los hombres conviven desconociendo a esa parte perceptora y latente de sí mismos, un potencial a tomar en consideración, pero infrautilizado. Cuando una persona despierta la visión aural, está percibiendo otra realidad desde los ojos de esa parte antes oculta y que, en culturas tradicionales mesoamericanas, llamaban “El águila interna”.

Para los antiguos toltecas se trataba del Nahual o Nagual; ellos asumían que el Nagual es el vehículo que permite ver y es inmanente a la naturaleza más profunda del hombre. Cualquier procedimiento que culmine con el despertar de la visión, tiene como sustrato el despertar y afloramiento del Nagual, y con ese despertar se despliegan recursos ahora disponibles y aprovechables en tanto se aprenda a sostenerlos y utilizarlos. La práctica del ver, es una maniobra encaminada al despertar de los naguales cuyo efecto beneficioso se hará notar rápidamente.

7- ¿Cuál es el porcentaje de éxitos aprendiendo a ver, en el curso?

En los cursos presenciales bajo la guía del profesor, se inician en el ver el 85% de los participantes; De ellos, solo un 30% deciden seguir adiestrándose independientemente. El resto continúan avanzando en el ver, acudiendo a los demás cursos de Medicina Tensérgica graduandose como TERAPEUTAS ENERGÉTICOS o TENSERGISTAS, para conseguirlo se entrenan en diferentes niveles que siempre se apoyan en las prácticas de Visión y eso les facilita perfilar mejor la habilidad, por lo que se incrementa el porcentaje de los que van llegando a dominar la maestría del Ver.

El curso online es una alternativa, para aquellos que no pueden viajar a España o viven en una ciudad lejana, las ventajas del curso online son distintas a la de los cursos presenciales y muchas. Pero carecen de la presencia del profesor, porque se trata de un curso autodidacta.
Los posibles resultados a esperar intentando abrir visión se reflejan en la grafica que se muestra abajo, conocida como “Campana de Gauss”, de la que nos auxiliamos para aclarar tus dudas:

campana_porcentajes_vision

En los cursos de Visión, del total de los alumnos que se adiestran para aprender a Ver el Aura, aproximadamente…

…un 2 % de ellos alcanzará una visión excepcional.
…un 13 % consiguen despertar un elevado nivel de visión.
…un 68 % conseguirán ver con resultados favorables.
…un 13 % tendrá dificultades importantes
…un 2 % no conseguirá ver.

8- ¿Cual es la importancia práctica de la visión en la vida “normal”?

Ver, nos da la libertad de percibir la trama esencial de una realidad que va más allá de todo lo imaginable. La libertad de experimentar que podemos movernos en esa infinitud en que habitamos, sin saberlo, desde el nacimiento hasta la muerte, y su importancia trasciende al uso meramente utilitario, en tanto transforma al individuo para bien… No obstante, el ver no es sólo un instrumento de cambio personal, si no de acción.

La visión aural despliega nuevas operatividades alternativas y potencialidades que anteriormente no estaban al alcance del individuo, intensificándose su capacidad de exploración y acción, por ejemplo, durante la aplicación de terapias energéticas. Además, el hecho de ejecutar esa necesaria actitud de serenidad y silencio imprescindibles para sostener el ver, reporta importantes beneficios para la salud en términos físicos, emocionales, mentales y espirituales.

9- ¿A quien van dirigidos estos cursos?

Este método promueve y desarrolla la capacidad intuitiva y la sensibilidad interior en personas emocionalmente sanas. Por ese motivo, los cursos de Visión Aural y de Tensergética van dirigidos a todas las personas interesadas en su crecimiento personal, en despertar nuevas capacidades y en rebasar los límites de su percepción. Se destina además, a profesionales de la salud y terapeutas de todas las disciplinas y ramas de las medicinas alternativas.

10- ¿Necesito tener alguna capacidad o conocimiento previo para hacer este curso?

No, en absoluto. Cualquier persona puede realizar estos cursos con independencia de sus conocimientos previos. Se le adiestrará paso a paso comenzando desde “cero”.

11- ¿Existe alguna contraindicación para realizar los entrenamientos de visión aural?

Cualquier persona normal puede realizar estos cursos. Si es usted una persona sana, no existen inconvenientes para que realice el entrenamiento.

No obstante, no es recomendable realizar las experiencias en casos muy específicos y aislados que enumeramos:

Como se necesita un estado apacible de la mente y óptimas condiciones para iniciarse en esta enseñanza definimos, por motivos obvios, que no deben realizar éstas prácticas personas con las siguientes dolencias o condiciones:

  • Parasomnias o patologías del sueño, terrores nocturnos, sonambulismo, apnea del sueño. etc.
  • Personas con marcapaso u otro implante electrónico.
  • Epilepsias no controladas o con enfermedades neurológicas.
  • Psicopatías y enfermedades mentales, inestabilidad emocional y desequilibrios psicológicos, que se encuentren bajo tratamiento psicológico o psiquiátrico.
  • Enfermedades cardiovasculares y cerebrales no controlados o con riesgos de descompensación.
  • Enfermedades crónicas descompensadas o con riesgo de descompensación.
  • Cancer en tratamiento o postratamiento mientras el paciente se encuentre en el período de riesgo o no haya recibido el alta definitiva.
  • Inmunodeficiencia Adquirida.
  • Síntomas de pereza intelectual o mental, atonía o cansancio intenso.
  • Afecciones oculares agudas o crónicas, no controladas.
  • Mujeres embarazadas y niños.
  • Personas que habitualmente tiende a escapar de las situaciones concretas de la vida.
  • Personas con tendencia a la disociación, disgregación o a la dispersión psíquica.
  • Personas con antecedentes e automutilzaciones o intentos de suicidio.

Además de las contraindicaciones clínicas, arriba mencionadas, existen otros aspectos a considerar como limitantes en el aprendizaje de esta enseñanza y son las siguientes:

  • Dificultades para asumir puntos de vistas hipotéticos o para la comprensión de la categoría intelectual “como si”
  • Dificultades para asumir matices y posiciones intermedias.
  • Dificultad para discernir entre medios y fines.
  • Tendencia a negar lo insólito y a emitir juicios tajantes o condenatorio sobre aquello que no encaja entre sus expectativas habituales.
  • Tendencia a autodefinirse en términos de instrumento de la voluntad de otras personas o de una voluntad superior que les domina e incita a pensar, sentir o hacer cosas que no desea
  • Tendencia a relacionarse sumisamente con las figuras de autoridad.

Ciertos rasgos de la personalidad y carácter y estados afectivos cuando son habituales, constituyen una limitante a considerar en la práctica de esta enseñanza:

  • Tendencia a enaltecer su propio Yo como rasgo definido. Necesidad de admiradores o seguidores manipulables.
  • Agresividad manifiesta o reprimida, odio e ira como sentimientos predominantes.
  • Orgullo y soberbia manifiesta. Sentimientos de superioridad ostensible.
  • Egoísmo enraizado, ausencia de sensibilidad hacia las necesidades de los demás.
  • El miedo o superstición mórbida o el temor como sentimiento habitual.
  • La angustia, la apatía, el desgano intelectual como condición establecida y perenne.

Algunas actividades o circunstancias que pueden considerarse contraindicaciones y limitantes transitorias o permanentes:

  • Reacciones situacionales agudas.
  • Conflicto intensos en la relación con sus seres queridos que le generen estados de angustia, miedo, ira, frustración y sufrimiento existencial permanente.
  • Consumo, en épocas anteriores de su vida, de drogas o sustancias, que generaron vivencias alucinatorias sostenidas e intensas.
  • Drogadicción, alcoholismo.
  • Participación en rituales, grupos, iniciaciones (Chamanismo, Nagualismo, etc.) donde se inducen experiencias perceptuales relacionadas con vivencias generadoras de angustia, miedo o pánico o que incorporen la ingestión de sustancias alucinógenas o psicoactivas. Nunca deben consumirse durante las experiencias.
12- ¿Para llegar a "ver" se requiere consumir alguna sustancia o someterse a algún ritual o proceso?

No, en absoluto.

La percepción consciente de los Sistemas Sutiles o “Ver el aura” como comunmente se conoce a esa experiencia, es una forma no habitual de conocimiento perceptual.  Pero todas las personas percibimos dichos campos permanentemente de un modo subconsciente.

En ese sentido,  todos estamos continuamente “viendo”  el campo Aural de las personas y las cosas , no podemos dejar de hacerlo, porque  constituye un modo subliminal, no consciente, de acceso y procesamiento de la información sutil que nos llega desde la realidad exterior, y esto ocurre en todo momento aunque no tengamos conciencia de ello.

El método para alcanzar visión aural consiste, precisamente, en hacer consciente ese modo  subconciente de percibir la  realidad  trascendente que constituye el mundo “extraordinario” de nuestros campos sutiles y para hacerlo se ejercitan en técnicas que ayudan a enfocar la atención de otro modo.

Es muy sencillo el procedimiento y directo. No requiere de esfuerzo, ritual alguno y mucho menos de ingerir sustancias psicotrópicas ni nada semejante.

13- ¿Qué es lo que se ve?

Las personas que finalizan el curso adquieren la capacidad de percibir visualmente los Sistemas sutiles que rodean al cuerpo físico, del plano mediático podrán ver los chakras principales y el Aura incluyendo sus cuerpos superiores. En este caso los campos sutiles se observan como una entidad luminosa que rodea al cuerpo físico conformando “capas” o cuerpos y configuraciones diferentes. Durante el curso se les entrena en reconocer los diferentes elementos de la “anatomía” aural y toda la fenomenología asociada. La experiencia realmente constituye un descubrimiento impresionante.

No se trata únicamente de ver el aura. El aura es solo un parte de lo que se alcanza a Ver. Pero eso es lo que comúnmente se piensa. hay mucho más que ver que el aura. Mucho más….

14- ¿De qué sirve"ver"?

Percibir las Energías sutiles es la premisa de su manipulación consciente. Percibirlas visualmente potencia nuestras capacidades de manipulación.

Posibilita, en primer lugar, que cualquier individuo entrenado en técnicas de curación Pránica, Reiki, Energía Universal u otras pueda interactuar conscientemente con ellas y en segundo lugar incrementar su intencionalidad. Dicho de otra manera: contemplar, por ejemplo, las energías que emergen de las manos y ver como se proyectan sobre la persona enferma le permite aprender a modularla, potenciarla y dirigirla más eficazmente. De hecho, poder percibirlas visualmente significa que el sujeto se encuentra en un estado  especial de conciencia, es decir, en un estado mental no ordinario, que logró alcanzar a consecuencia de un incremento de sus niveles de energías y el despliegue de sus naguales, a través de cuyos ojos ve.

Si el nagual es parte de la configuración de la urdimbre sutil que vincula al sujeto con las fuentes de la energía universal o espiritual, debes comprender entonces que mientras más desplegado esté el nagual, mayor su nexo y capacidad de encausar esa energía canalizándola al enfermo mediante los procedimientos adecuados.

De esta manera despertar el ver, que significa despertar al nagual dormido, desata nuevas capacidades de manipulación de la energía sanadora. Por ese motivo, la persona que ve está en mejores condiciones para influir sobre  el enfermo y lo hace con mayor poder y eficacia. Por otra parte puedo referirme al  profundo salto en su desarrollo espiritual que significa, para la persona sensible, vivir por vez primera la experiencia trascendente de experimentar otras dimensiones de la realidad  y contemplarla consciente y directamente.


Reservados todos los derechos, Prohibida su reproducción total o parcial. Copyright © Cristian Salado.


Share This